El cuidado oral como la primera línea de defensa contra enfermedades crónicas

Nov 5, 2014

by

In:Salud Oral

Share on

Como habíamos mencionamos anteriormente, estamos en la tercera era de salud, La ERA de Crear Tu Salud, y ya que La Boca es el Portal de Salud y Bienestar Total, vamos a ver como los expertos en salud oral, los dentistas, estamos en  la posición perfecta para impactar el sistema de salud de nuestro país. La mayoría de nuestra sociedad tiene el hábito de visitarnos cada seis meses, mucho más frecuente de lo que visitan a su médico primario.

Ya se ha probado que prevenir es mucho menos costoso que tener que curar a las personas.

Dado que hay 162 enfermedades que se pueden ver manifestadas en la boca, estamos en una perfecta posición de ser el proveedor de salud que cuide por la salud de las personas.

Esencialmente el sistema, ya está diseñado con una solución.

Pero te preguntaras, ¿Si este es el caso porque las cosas no están funcionando como deben? Es sencillo, tienen que haber un cambio contextual en como pensamos acerca de la boca nosotros mismos, los dentistas.

Los dentistas estamos entrenados a conseguir la queja principal del paciente y resolverla, es decir, un cuidado dental reactivo. Ver a los pacientes y preguntarles, ¿Hay algo mal? o ¿Algo te molesta?

Pero ahora estamos mirando por un lente más amplio, con un contexto nuevo, tratando todo el cuerpo no solo la boca. Esto no quiere decir que los dentistas van a remplazar a los doctores, de ninguna manera. Lo que quiere decir es que ahora somos compañeros, porque ambos nos necesitamos.

Nosotros somos la primera línea de defensa porque la boca es el primer indicador de muchas enfermedades. Además, nueve de cada diez pacientes que van a una oficina dental no reportan tener médico primario en su expediente médico.

Esta relación entre la boca y el resto del cuerpo no es conocida por muchos, y aunque no lo creas, por algunos dentistas tampoco, o simplemente no están de acuerdo con ella. Esto tiene que cambiar.

El público en general, el gobierno, las aseguradoras, los proveedores de salud y los dentistas mismos tenemos que comenzar a ver el cuidado oral como la primera línea de defensa contra enfermedades crónicas.

Ya ha comenzado, con un movimiento llamado Complete Health Dentistry.

Cuando nos graduamos de la escuela dental, nos enseñaron a encontrar el problema y arreglarlo, pero ahora con este nuevo contexto de la relación que tiene la boca con el resto del cuerpo, podemos ver al paciente como un todo y ver exactamente qué es lo que está pasando.

Cuando comenzamos a preguntarles a los pacientes acerca de su historial médico y su historial familiar, nos dimos cuenta de que muchos no habían visitado su médico en años. Pudimos comenzar a tener conversaciones con ellos acerca de dejar de fumar, hacer ejercicio, bajar de peso, visitar otros médicos para que puedan atender esos problemas. No es que estamos tratando las enfermedades pero le estamos recomendando que vayan a su médico y se las traten.

También tenemos una herramienta que se llama el Estándar de Una Boca Saludable. Muchas veces los pacientes se sientan en la silla dental y no saben que es lo que estamos haciendo. Esta herramienta nos permite dejarle saber al paciente que es lo que estamos buscando, que está saludable y que está enfermo.

Nadie puede controlar este monstruo de enfermedades crónicas por sí solo, no tiene que haber un héroe, sino que muchos héroes unidos. Nosotros como proveedores de salud necesitamos trabajar unidos para lograrlo, y hacer que las personas que quieren estar bien, lo puedan lograr.

Vamos a hacer unos cambios drásticos en la vida de las personas, vamos a salvar muchas vidas, a mejorar la salud y a reducir muchos gastos, y no tengo duda que el mundo va a ser un mejor lugar.

Una de las maneras más fáciles que sabemos de reducir enfermedad, es bajando la inflamación, y la maneras más fácil que sabemos para bajar la inflamación es cuidando la boca.